miércoles, 21 de marzo de 2007

CHARLY

¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Hoy la cosa va de un personaje de culto. Algunos amantes del baloncesto, muy mayores ya, como de treinta y tantos hacia arriba, todavían recuerdan haberlo visto por las canchas de baloncesto de Madrid a finales de los años 80. Estos amantes de los grandes mitos, curiosamente, coinciden bastante en la descripción física del personaje (unos 7 pies de alto, apenas 100 kilos de peso, con brazos y piernas interminables...), pero es que se calcan unos a otros cuando de definir su juego se trata: "un adelantado a su tiempo: el jugador más inteligente en la posición de pívot de cuantos se veían en las canchas por aquella época" "Merecía la pena ir a los partidos, sólo por ver el 'show' de Charly".

Pero... ¿existió de verdad este jugador de culto? ¿Quién era y quién este tal Charly?

Según fuentes colegiales bien informadas, Charly nació en Madrid en 1971, un gran año en cuanto a cosecha de jugadores de baloncesto se refiere (Alfonso Reyes, Juan Aísa, José Antonio Paraíso, Ferrán López... son otros nombres ilustres, aunque seguramente esa generación es conocida gracias a Pablo Martínez, pues dicen los entendidos que era el mejor con diferencia de sus coetáneos...). Charly creció en Móstoles (http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%B3stoles) junto a su hermano pequeño, y junto a su madre, madre a su pesar, pues todavía no hay día en que la mujer no se acuerde con pavor de lo que significa dar a luz 53 cm. de recién nacido.

A los 15 años, aprox., Charly aterrizó en la 'Nevera' del Ramiro de Maeztu, y desde entonces nada fue lo mismo en aquel recinto baloncestístico de referencia. Enseguida se corrió la voz de que un chaval, desde sus 2'10 de altura, se tiraba los triples en transición, o era capaz de marcar las jugadas del equipo como si de un base se tratara. Y, además, parecía disfrutar como nadie sobre la cancha, con un orgullo que contagiaba a sus compañeros y hacía las delicias de un graderío que cada vez contaba con más adeptos al 'show de Charly'

¡Pasen y vean, señores, fintas de tiro inventadas, 'cross overs' (http://www.betterbasketball.com/basketball-dribbling-video/) mirando al tendido, triples de 8 metros fuera de guión, movimientos de pies dentro de la zona con una técnica insuperable...! El repertorio de Charly se renovaba en cada partido, con la complicidad de un entrenador llamado José Vicente Hernández (http://es.wikipedia.org/wiki/Jose_vicente_hernandez), y de unos compañeros a los que transmitía su carácter ganador.

Pero en la cabeza de Charly iba creciendo una sola obsesión, que rara vez comentaba fuera de su círculo de allegados, y que se atrevió a confesar a un compañero de equipo en uno de los torneos que jugaron durante su etapa escolar: “mi sueño sería poder jugar en una universidad americana -le dijo-. Si sigo jugando a este nivel: ¿crees que podré conseguir una beca (scholarship, http://www.sport-scholarships.com/) para estudiar gratis allí mientras juego al baloncesto?” Le preguntó a su improvisado confidente y gran amigo.

“Si te pones las pilas, Charly, seguro que sí”. Fue la respuesta de su entonces joven interlocutor, que acababa de volver de una experiencia de un año en un High School. “Y por cierto, -prosiguió-, ya puedes incrementar tu nivel de estudios y aprobar todas este año”. Su amigo, en aquel momento, era el típico base bajito que se creía con derecho a decirle al pívot lo que tenía que hacer… dentro y fuera del campo.

Y al terminar esa temporada, Charly felizmente pudo iniciar su aventura. Un Junior College (http://en.wikipedia.org/wiki/Junior_college) de Houston, le concedió una beca y le abrió la posibilidad de realizar su sueño. Al terminar su etapa universitaria, Charly, que había tenido que luchar desde muy joven con continuas lesiones que finalmente le impidieron convertirse en un profesional del balón, era un graduado superior por la Universidad de Houston (http://www.uh.edu/), a la cual llegó tras su etapa en el Junior College, con un perfecto nivel de inglés y con un expediente muy valorado para las empresas americanas y españolas: ¡un auténtico jugador titular para cualquier empresa!

En la actualidad, Charly anda cumpliendo su undécima temporada como profesional… en la empresa americana Buckeye Internacional (http://www.buckeyeinternational.com/), y actualmente ha sido promocinado a Vicepresidente y trasladado a la sede de Saint Louis (http://es.wikipedia.org/wiki/San_Luis_(Missouri))… donde suponemos que andará cada día generando adeptos a su show. Un show que una vez fue deportivo, y que ahora es el show de un ejecutivo de elite.

Un saludo a todos!

1 comentario:

The H.S.Basketball Insider dijo...

¿ Cuantos chavales y chavalas hay en Madrid y en el resto de España que podrían hacer una carrera muy parecida a la del tal Charly? Creo que muchos más de los que ellos mismos se creen.

Para empezar tres nombres.

Lorena Ríos, la sensacional base-escolta-alero de los Canguros de Joyfe, dotada de un talento y de una técnica excepcional así como de una mentalidad ganadora y que encima es una brillantísima estudiante. Seguro que más de un entrenador universitario estaría deseando contar con una jugador así en sus filas.

Luis Reina. Rozando los 2 metros y creciendo, unos brazos interminables y una gran movilidadd. Del 90, con una temporada de baloncesto colegial aún por jugar, el tremendo ala-pivot de La Salle Maravillas es como dirian en los states "a real prospect", un jugador por el cual muchas universidades apostarían...y que encima habla inglés perfectamente

Jose María Gil Narbón: Atentos a este jugador. Del 91 y 2,04. Pero con unas notas excepcionales en 4º de ESO con un 8`6 de media.Si sigue así podría optar a una beca deportiva o incluso jugar en la prestigiosa Ivy League ( Yale, Harvard, Princeton...) que solo da becas academicas. Eso si , despues de llevar a su colegio Retamar al Título de la Copa Colegial ABC 2009

Y seguro que hay más...