viernes, 26 de marzo de 2010

LA CLASE DE GIMNASIA

¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Nuestra particular Locura del Mes de Marzo ha llegado a su fin... ¡este año!
Una pena o una alegría,
como les dejamos claro desde la ABC a las jugadoras de Corazonistas, que no pudieron vencer a las favoritas de Estudio. "chicas; el año que viene el equipo entero repite; sólo una de vosotras es de segundo de bachillerato. -Desde mañana, la ilusión de la Copa Colegial 2011 está ahí. ¡Sólo faltan 10 meses para que comience!"

Chocolate Blanco Herrero y el resto de sus compañeras lógicamente no estaban para bromas. El partido se escapó por muy poco, y las derrotas duelen. Tiene que ser así. Es la única manera de dar valor a un proyecto. El deporte enseña a ganar, hay que saber hacerlo, y también enseña a perder; hay que saber cabrearse, llorar, secarse las lágrimas y volver a por el siguiente reto; ellas lo tienen. Sus entrenadores y su colegio, también. "No excuses", decía uno de mis compañeros de High School en los Palmetto Panthers. Jugaba al basket, pero también era el running back del equipo de American Football. Un auténtico atleta.

Y sí, amantes de esta locura, ha llegado el momento de hablar de atletas aquí, en este rincón. Los Halcones de Estudio han logrado un doblete histórico, que los impulsa hacia la leyenda en estos primeros años de Copa Colegial en Madrid. No cabe duda, con la victoria de las chicas este jueves 25 marzo, que el colegio Estudio es una referencia en la formación de lo que llamamos en nuestra Asociación "STUDENT-ATHLETE". Es decir, alumnos, pero también atletas.

Cada año, las camisetas amarillas son capaces de pelear cada partido, con cada generación, en la competición masculina y en la femenina. Su presencia casi siempre en las últimas rondas, además de sus victorias, son dignas de admiración. Y esta admiración tiene una raíz, que está incorporada al ADN del colegio, que es su sello de identidad. La clase de gimnasia.

No sé si muchos de vosotros sabéis la historia del Colegio Estudio. El colegio se funda en la posguerra, con la mirada puesta en las más avanzadas técnicas de educación europeas, muy vinculadas a lo que fue el Instituto-Escuela, inspirado a su vez en la Institución Libre de Enseñanza. Desde el principio, su experiencia educativa incorporó la Educación Física como un activo muy importante, algo que se convirtió en un verdadero sello con la llegada a mediados de los años cincuenta de Paco Hernández, cuyo nombre preside el pabellón cubierto de la escuela, escenario de alguno de los éxitos del baloncesto colegial amarillo y azul.

Paco Hernández, entre otras cosas, propuso la arriesgada idea (quizá por entonces algo menos, pero ahora...) de que los alumnos realizaran las dos o tres horas de gimnasia diarias sin camiseta, incluso en los días más duros del invierno madrileño. Comentando el tema con ex alumnos, muchos de los cuales lo han seguido haciendo siempre así, incluso tras la muerte de Paco, su recuerdo era positivo. La otra 'arriesgada idea' que dejó el profesor Hernández, parecido a lo que había ocurrido en el Instituto Ramiro de Maeztu algo antes, fue impulsar en Estudio el juego del baloncesto por encima del fútbol, cuyos aspectos educativos no le convencían demasiado.

Más de medio siglo después, el Colegio sigue formando en sus aulas a estudiantes que que, casi sin darse cuenta, acaban siendo también atletas, y muchos también jugadores de baloncesto. Pero que tengan cuidado, porque en el resto de colegios ya están surgiendo corrientes para combatir ese poder amarillo, basado en su clase de gimnasia. Nos cuentan que, tras la derrota de San Agustín en la Final Masculina, se vio a varios de los jugadores de penúltimo año haciendo flexiones en el patio, al grito de "¡ya estamos todos aquí...!"; y lo mismo nos trasladan los espías de Corazonistas...

...Fuentes bien informadas aseguran que se ha realizado una petición expresa por parte de Juan Luis Redondo, árbitro ACB y responsable del baloncesto en Los Caimanes de San José del Parque, para dejar el arbitraje e incrementar las horas de gimnasia de sus alumnos.

¡¡Esto promete!!
(Nota; 10 meses, menos algunos días... y bajando!!)

viernes, 19 de marzo de 2010

FREE THROW'S DAY

¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Si ya os habéis dado una vuelta por la página, habréis visto que este viernes hemos agotado los adjetivos capaces de calificar las emociones del torneo. En este espacio no caben muchos más y además habrá que dejar alguno para 2011, 2012, 2013...2035,2036... y a partir de 2080 que los vayan dejando otros. Aquí, como casi siempre, resumiremos todos en uno; Locura.

Locura en la Gran Final Masculina, donde los Gatos Salvajes de San Agustín y los Halcones de Estudio jugaron un partido que ya tiene nombre propio; FREE THROW'S DAY (Día del Tiro Libre).

Más de 1000 personas en un pabellón de una escuela un jueves por la tarde, víspera de fiesta, puede ser una sorpresa para muchos; ya no para la Asociación de Baloncesto Colegial. Un ambiente en las gradas de auténtica fiesta, con las aficiones entregadas (directores de los colegios, padres, hermanos, alumnos de todas las edades) y las caras pintadas, con la emoción ante el incierto resultado, tampoco es noticia. Ni es noticia el aplauso final y clásico a los árbitros; ni lo son los discursos de los MVP's de ambos colegios felicitando al rival y abrazándose tras la dura 'clase de baloncesto'.

Entonces, ¿por dónde surgiría esta vez el impacto en la memoria?

La encuesta previa de la web jugaba con las sensaciones de los aficionados. ¿A qué se parece una Gran Final de Copa? Entre todas las opciones ganó la única posible. Una Final de Copa Colegial es lo más parecido en España a cualquier duelo entre la Universidad de Duke y la Universidad de North Carolina en la NCAA estadounidense. Y los mejores partidos universitarios son recordados muchos años después por el detalle más inesperado; aquél que nadie supo anticipar.

3 de 24. Esa es la cifra concreta EL DÍA DE LA FINAL DEL TIRO LIBRE.

Ahora, por favor, coged esa cifra y venid conmigo. Viajamos al futuro. Es un viernes de marzo del año 2016; San Agustín y Estudio se enfrentan por vez primera en la Gran Final después de 2010. En esta ocasión, la cancha es la mítica Paco Hernández,'Nido de los Halcónes', de Aravaca. 2000 espectadores igualan un nuevo record de asistencia al pabellón. En la grada, adivinamos la presencia de 'viejos' Gatos Salvajes como Maroto, Picazo, Ortíz o De las Heras, núcleo de la subcampeona 'Class of 2010'. Reconocerlos es muy fácil; tienen una pinta de becarios de firma consultora de prestigio que no pueden con ella. Les vemos saludarse efusivamente con Egaña (MVP de aquel año), del que nos llama la atención su peinado con gomina, su corbata en tonos amarillos y azules, y su inmediato culo al suelo y posición defensiva cuando Maroto le ha querido dar las buenas tardes. Por allí anda también Alonso, el 'center' titular de aquellos Halcones, a punto de llegar tarde por culpa de las clases de su máster en el Instituto de Empresa. Son casi las seis cuando la grada ruge ante las presentaciones...

...Ya están en cancha los cincos iniciales... San Agustín con más centímetros... El salto inicial lo ganan con facilidad... en tres pases el balón llega a la esquina...el triple vuela...la pelota no entra pero el árbitro señala la clara falta...la grada azul aplaude, la grada amarilla silba los tiros libres... el jugador de San Agustín respira, mira el aro, uno, dos, tres botes...el primero está dentro...también el segundo, y por supuesto el tercero...

...en la grada del pabellón, MVP Egaña, Alonso, Maroto, Picazo, Ortiz y De las Heras se buscan con la mirada, sonríen, y comienzan a disfrutar. Saben que aquella FINAL DEL TIRO LIBRE ya es irrepetible, y simplemente esperan un nuevo momento mágico de la Copa Colegial. Desde una perspectiva diferente.

(Nota Colegial ¿Y si Corazonistas, después de 4 semifinales seguidas cayendo en el torneo femenino, después de meterse por fin en la Gran Final Colegial Femenina, después del espectáculo de la SEMIFINAL DEL DIA DEL PADRE, después de la conquista en cancha de Agustiniano, va y se hace con su primer estandarte de campeonas del torneo? ¿Eh... y sí? ¿Y si Estudio nos está escuchando y piensa que Coras no es consciente de que es el año del Halcón en la Copa?)

sábado, 13 de marzo de 2010

EL PARTIDO COLEGIAL Y SUS CONSECUENCIAS

¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Este viernes 12 de marzo, ha definido 3 de los cuatro finalistas de la competición. la final masculina ya está definida; será un apasionante San Agustín vs. Estudio. Gatos Salvajes frente a Halcones. Para definir la final femenina, donde también espera el colegio Estudio, tendremos que esperar hasta el partido que se ha definido como "Father's Day Game", porque se disputará la mañana del día 19, viernes, entre las Lobas de Agustiniano y Corazonistas.

A medida que las rondas van pasando, la tensión se acumula. Lo que hace apenas dos meses era tan solo una ilusión compartida entre 40 colegios, está a punto de ser una realidad para uno de ellos. La generación elegida de este año. En un concepto así, un montón de factores juegan a favor y en contra para lograr el objetivo que se persigue; el Estandarte de campeones en la Gran Final Colegial.

En el colegio Estudio, por ejemplo, comprobamos como la semifinal de los chicos tuvo un desenlace lógico (los pronósticos de los expertos así lo presagiaban en la página web), pero quizá algo abultado. Buen Consejo, después de hacer un excepcional torneo, llegó a esta ronda con la baja de su mejor baluarte, lesionado en un tobillo precisamente en el partido contra Joyfe. "No hemos enviado a nuestras tropas a luchar contra los elementos", podía haber dicho con razón el 'coach' de los Pieles Rojas, pero lo cierto es que no lo hizo. En los momentos previos al partido, se le escuchaba lo siguiente: "es una pena no poder contar con todos, pero el partido hay que jugarlo; ya veremos".

La Copa Colegial, queridos amigos, es claramente el torneo para encarar con esa actitud. Es, lógicamente, el torneo del "ya veremos", mucho más que un torneo para buscar excusas. La excusa es la perfecta tentación de cualquiera que encara un difícil reto, y ganar un campeonato colegial entre iguales, sin fichajes de unos sobre otros, sin intereses económicos por medio, donde es imposible aventurarse en un favoritismo a priori, sin duda lo es. Dentro de la tensión del gana-pierde, uno puede empequeñecerse quitándose la responsabilidad de en medio para tratar de ponerla en cualquiera de los factores externos que no se pueden controlar (cosa, por cierto, absolutamente típica de los peores estudiantes del colegio; aquello de,"el profesor me tiene manía", que sonaba siempre tan desafinado), o puede hacer como el entrenador de Buen Consejo el pasado viernes, y transmitir la idea de que el partido siempre hay que jugarlo... "y ya veremos".

El baloncesto, queridos locos, lo puso en marcha un profesor dentro de un recinto que era una clase. Con esos mimbres, y con su evolución lógica (asociada a los valores de la enseñanza y la educación), la competitividad sólo puede resultar una gran enseñanza de vida. Pero para que lo sea, las variables que debemos meter en la ecuación del partido tienen que ser variables que nos permitan resolver el verdadero problema que tenemos enfrente (meter al menos una canasta más que el contrario) de manera deportiva. La diferencia entre los buenos y los malos alumnos (o lo buenos y los malos jugadores) es que los buenos usan las variables deportivas, tratando de maximizarlas al 100% y aceptando las consecuencias de su rendimiento. Mientras los malos tratan siempre de mezclar esas variables con excusas. De este modo, evitan aceptar las consecuencias del propio rendimiento.

Uno de los grandes objetivos de la ABC, una Asociación de Colegios absolutamente iguales ante la clase de baloncesto; sin fichajes de unos sobre otros, sin intereses económicos más allá del crecimiento del baloncesto colegial (el mejor baloncesto que existe; el verdadero), es demostrar a todos su asociados dos cosas fundamentales:
1. Que un partido de baloncesto puede ser el mejor plan posible en un entorno colegial un viernes por la tarde
2. Que un partido es el mejor plan posible para competir y aceptar las consecuencias de nuestro rendimiento, dentro de las reglas del juego.

Estos objetivos se cumplen absolutamente cuando los entrenadores hacen declaraciones como las del entrenador de Buen Consejo antes de su semifinal. Si hubiera decidido desviar la atención hacia las variables que no podía controlar (arbitraje, lesiones, pabellones...), hubiera perdido igual, pero su derrota hubiera sido diferente.

viernes, 5 de marzo de 2010

ESTILOS COLEGIALES

¡Qué tal, Locos del Baloncesto Colegial!

Llegó el quinto viernes de Copa, y la única queja posible es que Madrid parecía Londres. Afuera diluviaba, pero los dos pabellones que acogían los cuartos de final (doble enfrentamiento Estudio vs. Pilar en Aravaca, y el apasionante Buen Consejo vs. Joyfe masculino en Buen Consejo), tuvieron el calor ambiental y la garantiza emoción de este torneo.
Viendo el espectáculo, se nos ocurrió pensar en los diferentes estilos de baloncesto, tan marcados, que van teniendo los colegios que disputan la Copa. Los Halcones del colegio Estudio cada vez se parecen más, da igual que hablemos de los chicos que de las chicas, a aquella Universidad de Loyola Marimount de principios de los 90 que sorprendía a sus rivales jugando todo el partido a todo campo. El estilo Halcón son 32 minutos de atletas puros. Cambios, traps, robos, entradas, pum, pum, pum, fallos garrafales, parciales incontestables, y lógicamente anotaciones altas.
El duelo doble con el Pilar fue muy ilustrativo, porque el colegio de la calle Príncipe de Vergara, los Osos, también juega de forma muy parecida en chicos y chicas. Pero su estilo de medio campo, con los pívots más pívots, los aleros más leros, los bases, más bases, recuerda más a la Universidad de Duke de Coach K.
Esta vez el estilo Loyola de Estudio, pudo en ambos partidos con la mayor pulcritud Pilarista. Pero la cosa estuvo muy, muy justa.
Joyfe, que el año pasado se quedó con el estandarte, y cuyo baloncesto es claramente agresivo, aunque jugado más a medio campo, cedió ante Buen Consejo, que en su casa juegan arriesgando mucho y sin miedo a los errores.

Son estilos colegiales que se repiten año tras año a través del baloncesto. Ya lo dijo Michael Jordan: "basketball is a tool that teaches". Y no sólo lo dijo, sino que durante su carrera profesional, jamás dejó de jugar con los pantalones de su Universidad (University of North Carolina) por debajo de los pantalones de los Chicago Bulls. Siempre tuvo claro de donde venía su estilo.